Reflexiones sobre las aportaciones de Ortega y Gasset al pensamiento actual. Todos conocemos la famosa cita “yo soy yo y mi circunstacia” (Meditaciones del Quijote, 1914). Ortega entiende el mundo, o circunstancia, como un conjunto de realidades en las que se sitúa el sujeto y determinan sus posibilidades vitales.

El mundo es lo vivido como tal, y consiste en todo aquello de lo que me ocupo. No es por sí subsistente, aparte de “mi vivirlo”, de mi actuar con él. Ortega es el primero que propone ver el mundo en su dimensión temporal. La vida es así un conjunto de vivencias. No tiene naturaleza en sí misma. Pasa en nosotros. Es un continuo hacerse a sí mismo.

Su visión temporal es muy interesante. En nuestro presente se concentra el pasado. Nuestro tiempo es nuestro destino. Por lo tanto sólo una filosofía que intenta captar de modo inmediato la realidad puede describir la vida y sus estructuras. Esta es su gran propuesta: La filosofía de la razón vital.

Vivir es hallarse frente al mundo, con el mundo y dentro del mundo. La vida es un constante decidir lo que vamos a ser, es sostenerse en el propio ser.

Ortega no entiende el pensamiento sin aplicación, sin realidad, sin adaptación, sin acción. Deberíamos aplicar esto a nuestra práctica diaria, y reflexionar como Ortega que la vida es una actividad que se ejecuta hacia adelante, y el presente y el pasado lo descubrimos después en relación con nuestro futuro.

×
Hola, ¿Necesitas nuestros servicios profesionales?
Dinos cómo podemos ayudarte.
Share This